El otro objetivo de la educación

“La educación es el medio a través del cual la sociedad logra crear en el corazón de las nuevas generaciones las condiciones indispensables para la propia existencia”.

Emile Durkheim

Cuando pensamos en la educación, la mayor parte del tiempo (si no es que siempre) la relacionamos con su finalidad formadora. Es normal. Las escuelas son instituciones formadoras a las que las personas acuden para prepararse y desarrollar sus habilidades intelectuales.

Desde los inicios de la escuela como tal han surgido teorías y metodologías que varían en cuanto al acercamiento que tienen a la educación: algunas asumen una perspectiva con mayor peso hacia el proceso de enseñanza, mientras que otras ponen mayor énfasis en la experiencia integral del educando.

A pesar de estas diferencias, hay algo que perdura a través de los años. Sin importar el abordaje pedagógico todas las escuelas coinciden en algo: su fin es formar individuos. Así que, sin lugar a dudas, podemos estar de acuerdo en que la escuela es una institución formadora.

Sin embargo, este no es su único objetivo. Los estudiantes que acuden a las escuelas aprenden a leer, escribir, entre otras cosas. Pero también adquieren habilidades sociales gracias a la asistencia y participación en las actividades propias de estos lugares.

Creo que cuando hablamos de educación es muy importante hacer énfasis en el contexto. La labor de las instituciones educativas se lleva a cabo dentro de un ambiente particular, con individuos que interactúan y que aportan al aprendizaje del otro. Esto, indudablemente, tiene un impacto en su formación que va más allá de la comprensión oral o de las matemáticas.

La escuela, entendida no solo como infraestructura sino también como una figura institucional, funge como agente social en la formación de los individuos. Respetar las reglas, convivir en armonía, trabajar en equipo, desarrollar la tolerancia, son solo algunos de los aprendizajes que nos da la escuela y que poco a poco nos preparan para vivir dentro de una sociedad.

Pero, ¿qué ocurre con todo esto en el contexto actual? La pandemia del coronavirus ha provocado grandes cambios en el sector educativo, trasladando prácticamente el 100% de las actividades al plano digital. Si bien la introducción de las Tecnologías de la Información en la educación comenzó desde hace tiempo, el 2020 ha experimentado un avance que no se había visto en años.

La implementación de las herramientas tecnológicas, como Zoom o Google Hangouts, busca dar continuidad a las clases para poder cumplir con los objetivos de las materias. De esta manera, los profesores pueden seguir dando clases a distancia y así lograr las metas de sus asignaturas. Sin embargo, hay algo que queda en el aire: el objetivo de socialización de la educación.

La socialización de los nativos digitales

Antes de entrar de lleno al terreno de la educación, considero prudente contextualizar la situación de los estudiantes en la actualidad. Los jóvenes que se encuentran haciendo sus estudios de educación media superior y profesional son los llamados nativos digitales.

Estos individuos, a diferencia de lo que pueden considerar muchas personas, no nacieron con “el chip de la tecnología”, sino que han crecido en un ambiente en el que el uso de los dispositivos electrónicos y las herramientas digitales es imprescindible. Por lo que el desarrollo de habilidades tecnológicas resulta más que necesario.

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares 2019, 70.1% y 75.1% de la población de seis años o más usa internet y tiene un teléfono celular, respectivamente. Esto habla de una alta penetración de las tecnologías a nivel nacional; no por nada México ocupa el quinto lugar mundial en el uso de redes sociales, siendo Facebook la más utilizada.

Por lo tanto, el proceso de socialización de esta parte de la población se está llevando a cabo a través de estos medios. Sin duda, los códigos y los canales no son los mismos que hace 50 años, pero podemos estar seguros de que la socialización de los jóvenes está ocurriendo.

La digitalización durante el confinamiento

La contingencia ha provocado un inevitable aumento en el consumo de internet y redes sociales. Las mismas instituciones educativas han contribuido a este incremento, al verse en la necesidad de trasladar sus actividades a los medios digitales.

Este movimiento ha logrado mantener a flote muchas instituciones para continuar con sus labores. El uso de las herramientas tecnológicas ha demostrado ser capaz de fungir no solo como medio de comunicación, sino como soporte infraestructural para la educación a distancia.

No obstante, la digitalización de la educación aún supone grandes retos. Retomando el inicio de este texto, la escuela (ya sea en su formato tradicional o a través de una pantalla) debe cumplir tanto con el objetivo educativo como el de socialización.

Sabemos que el internet y los medios digitales permiten la interacción y la comunicación entre los individuos, sin embargo, todavía nos queda mucho por aprender sobre su aplicación en la educación. Como gestores en el sector educativo, tenemos la responsabilidad de ofrecer los medios para que los estudiantes desarrollen a plenitud sus capacidades. Si bien es cierto que los jóvenes cuentan con habilidades tecnológicas más desarrolladas que otras generaciones, no podemos dar por sentado que tienen las competencias morales o cívicas para hacer uso de estas herramientas de forma responsable.

Recordemos que la socialización no se limita al intercambio de diálogos entre las personas. Así como el comunicar no es solo transmitir un mensaje, no podemos pretender que el habilitar un chat en nuestra clase va a fomentar la socialización entre nuestros estudiantes.

El internet y las redes sociales han abierto muchas puertas, pero la implementación de estos recursos tecnológicos no es la panacea de la educación. Para descubrir nuevas vías que contribuyan al desarrollo de nuestros estudiantes es fundamental que tengamos presente el otro objetivo de la educación: la socialización.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Cesta de compras